Empezando a pintar, repasar, aplicar pintura y finalizar

Tercer paso

(Puedes consultar el anterior post sobre este manual aquí.)

Ahora viene lo difícil, que es realmente para lo que has entrado en esta página, que no es otra cosa que pintar.

Aunque no empezaremos todavía a usar pintura, hay que tomar algunas decisiones importantes antes de este paso, como por ejemplo, si la superficie a pintar está en buen estado o si la pintura antigua de la pared, (si está pintada) está en perfectas condiciones.

Rascar y aplicar fijadores

Si la pared ya está pintada y la pintura está en buen estado no será necesario aplicar fijadores ni rascar.
Si la pintura estuviese en mal estado, desconchada o mal adherida habrá que proceder a retirarla, esto se puede hacer manualmente con una espátula o rasqueta o con un decapante especial que hay en las ferreterías. Ten cuidado con el decapante puesto que es un producto muy corrosivo y nocivo por inhalación, usa guantes y mascarillas si no estás en un lugar ventilado.
Si la pared es nueva no debemos hacer nada con ella más que limpiarla de polvo y otras partículas sueltas. Antes de aplicar una mano de pintura es aconsejable darle una mano de fijador al agua para que la pintura agarre bien, (aunque no es necesario) estos fijadores puedes conseguirlos en cualquier ferretería.


Normalmente deben ser rebajados con agua a un 10% o un 15% los de ferretería y ¼ los concentrados(en la etiqueta del envase debería indicar la forma de uso y preparación). No te preocupes de que este muy líquido, es normal, tiene que penetrar en la pared para hacer su trabajo. Probablemente si es la primera vez que pintas se te escurrirá por la pared y goteará, moja muy poco el rodillo y la brocha para no salpicar demasiado el suelo. Tampoco debes preocuparte del sentido en que tienes que mover el rodillo o la brocha, el fijador es transparente y hace una capa muy fina así que puedes darle en cualquier dirección, procurando que todo quede impregnado.
Primero se recorta el techo con la brocha por las esquinas y luego se le da con el rodillo y después se recortan las esquinas de la pared y por encima del zócalo y se procede también con el rodillo. Si los suelos son de madera procura que no chorree demasiado fijador por el zócalo, puede penetrar por la cinta y mancharlo, si chorrea sécalo de inmediato con un paño que tengas a mano.

Repasando la pared

El siguiente paso a seguir después de que el fijador este seco (que será en 2 o 3 horas) será repasar todas las grietas y agujeros que tengan las paredes y techos. Para ello nos serviremos de 2 espátulas y una pasta que se puede comprar en cualquier ferretería. Las hay de 2 tipos, en polvo y ya preparadas para aplicar, si no tenemos mucha maña esta última será la mejor. La venden en un bote pequeño y ya está lista para aplicar, cogemos un poco en una espátula y vamos tapando agujeros, grietas y eliminando posibles bultos de la pared.

Bote pasta preparada para repasar y pintar
Bote pasta preparada para repasar


Si la pared no tiene ninguna mano de pintura, antes de repasar conviene darle una en blanco para que los agujeros y grietas se vean mejor y luego repasar. Los agujeros más grandes conviene repasarlos 2 veces para que no se vean al pintar.

El repasado de la pared debe quedar muy fino, dejando la zona repasada con muy poca carga de material, a la hora de pintar se puede notar el repase y queda muy feo. Esto se puede solucionar pasando un poco de lija fina por encima de los repases más gruesos que se noten al tacto de la mano.

Finalmente ya podemos empezar a pintar, para ello deberemos disponer de la pintura o pinturas que se vayan a utilizar, una brocha y un rodillo para cada color y un caldero pequeño para llevar la pintura con la que se recortaran las esquinas con la brocha. También un mango para enganchar el rodillo para darle al techo y por supuesto la escalera.

Repasar agujeros con espatula
Repasar agujeros con espátula

Paso cuatro

Empezando a pintar

A estas alturas ya tendrás decidido de qué color quieres pintar y decorar tu habitación, salón, etc.
Para pintar todo de blanco, abriremos el bote de blanco, echaremos un poco en el caldero pequeño y luego rebajaremos el grande con un poco de agua, hasta que tenga un espesor que sea fácil para aplicar en la pared (mi secreto es añadir, revolver y luego sacar el palo de revolver y si la pintura no chorrea con facilidad del palo añadimos más agua) nunca más de medio litro de agua por 15 litros de pintura. Realizamos la misma operación con el caldero pequeño y ya podemos comenzar a pintar.
Ponemos el caldero en la repisa de la escalera, subimos y empezamos a recortar el techo con la brocha, solo la esquina del techo, la pared déjala para después.

Recortando techo
Recortando techo

Aunque se manche un poco la pared no pasa nada pero nunca dejes pegotes gordos de pintura al recortar, pasa la brocha un par de veces para que quede bien. Una vez recortado todo el techo y también el centro donde está la lámpara o cable de la luz, comenzaremos con el rodillo.
Engancha el rodillo en el mango y luego mójalo en el bidón grande varias veces si esta nuevo, o solo un poco si ya tiene pintura y empieza a pasarlo por el techo (tranquilo al principio se te caerá mucha, pero el truco está en hacer muy poca presión hacia arriba), pásalo suavemente y en una misma dirección, derecha a izquierda y avanzando hacia adelante. Hazlo por partes de 2 o 3 metros y luego el otro lado y así hasta acabar todo el techo. Nunca dejes demasiada pintura amontonada en un mismo sitio pues quedaría feo luego al secar, pasa el rodillo en esas zonas sin mojarlo para extender perfectamente la pintura.

Si vas a pintar todo en blanco, te subes a la escalera y recortas desde el principio de una pared, en la esquina, toda la parte de arriba de dicha pared hasta el final de esa pared y luego recortas el zócalo por abajo, los marcos de puertas y armarios, las llaves de la luz y procedes con el rodillo empezando de derecha a izquierda y de abajo a arriba pintando toda esa pared.
Después continúas con la siguiente pared y así hasta acabarlas todas.

Lo normal es que tengas que darle mínimo 2 manos de pintura para una buena cubrición y acabado decorativo. Eso lo puedes ver tú mismo, si la pared se ve bien pintada y blanca y no hay partes con otros tonos de blanco.

Pintando en color

Como ves pintar de blanco no tiene mucha dificultad lo difícil viene ahora.

Si quieres que el techo quede en blanco y las paredes de color, procederemos con el techo igual que con el blanco. Aunque también puedes darle color al techo, en este caso se procederá igual que el blanco pero con color.

Pintar paredes en color
Pintar paredes en color

Luego también procederemos con la pared igual que el blanco pero esta vez tendremos que recortar muy fino y con buen pulso para no manchar el blanco del techo con color. Probablemente te lleve mucho tiempo pero es normal, no te preocupes, tomate tú tiempo y hazlo lo más ajustado al techo posible porque si te pasas o te quedas corto se notara mucho. Prueba a ponerte lo más alto en la escalera que puedas y aguanta la respiración para tener buen pulso.

También tienes la opción de colocar cinta por todo el techo pero es más costoso, más lento y después al arrancar la cinta puede que también arranques la pintura del techo.

Luego recortas el zócalo por abajo, las esquinas de la pared, los marcos de madera, las llaves de la luz y todo en donde no llegue el rodillo. Exactamente igual que como explique con el blanco, primero una pared y luego la siguiente hasta llegar al final.

Pintar paredes en color, esquinas
Pintar paredes en color, marcos e interruptores.

Y por ultimo pero no por ello menos importante, acabar con el rodillo cubriendo toda la pared con una fina capa de pintura.
Aunque parezca difícil utilizar el rodillo, pronto le cojeras el truco y pintaras más rápido.

Los colores elegidos, cuanto más fuertes sean menos cubrirán en la pared, por lo tanto más manos tendrás que darle, hasta que no se note diferencia de tonos.
Los colores muy fuertes es conveniente dar una mano de blanco en la primera mano de pintura para que cubran mejor.

Paso cinco

La limpieza

Después de seguir todos estos pasos, tu habitación, salón, etc. debería estar perfectamente pintada así que procederemos a retirar las cintas y plásticos cuando esté bien seca la pintura.
Incluso este trabajo tiene su ciencia pues si tiras de las cintas simplemente puedes arrancar la pintura de la pared con facilidad, estropeando nuestro trabajo.
Para ello nos vamos a hacer con un cuter o cuchilla.
Con ella iremos cortando con cuidado justo la esquina entre la pared y el marco, donde une la cinta con la pared, cortaremos alrededor de todo el marco y luego iremos tirando de la cinta con suavidad. Si queda alguna pintura en el marco ráscala con la punta de la cuchilla, con mucho cuidado de no rallar la madera. No te preocupes si arranca algún trozo de pintura de la pared, cuando acabemos con todas las cintas, usaremos un pincel fino para repasar los trozos arrancados por la cinta y listo.

Como veis no ha sido tan difícil, aunque si tiene su ciencia. Mi consejo como pintor es que si quieres un trabajo bien hecho, para una tienda u oficina, llama a un pintor profesional. Nadie mejor que un profesional para dejar tu casa perfecta y aconsejarte de que colores van mejor para decorar tu casa.

Hasta aquí este manual de pintura, espero que os haya servido de ayuda para vuestras decoraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *