Colocar aislamiento térmico doble capa aluminio en placas

Aislante termico para suelos

Es bien sabido por todos que el calor sube debido a que el aire caliente es mas ligero que el aire frío. Por este motivo los sistemas de calefacción de viviendas y edificios están diseñados para aprovechar esta singularidad.

Uno de los mejores y mas eficientes sistemas de calefacción son los suelos radiantes que mediante tuberías de agua caliente en el suelo distribuyen el calor por toda la estancia que sube desde abajo hacia el techo.

Estos sistemas son un 50 % mas eficientes que, por ejemplo, los radiadores de aluminio que necesitan una temperatura mas alta para poder distribuir el calor por toda la estancia.

En casas donde haya una placa de separación con el techo y pisos y áticos bajo cubierta, es decir, que sean los últimos de la planta y luego tengamos el tejado, el calor o parte de él, se nos va a escapar por la placa. El cemento es un transmisor y emisor de calor, por lo tanto, el calor generado por la parte de abajo se trasmite a la parte de arriba y si esta parte es el tejado se escapa fuera de la vivienda. Igual ocurre en el caso inverso, el calor del sol generado en el verano calienta esta placa que trasmite este calor a la vivienda, haciéndola muy sofocante.

Rociado de poliuretano

Existen varias formas de evitar esta perdida de calor en invierno y la entrada de calor en verano, como el salpicado del tejado con poliuretano. Este material se salpica con una pistola y compresores de aire, el producto liquido se seca en contacto con el aire quedando una capa aislante adherida a la superficie del tejado. Sus inconvenientes son que el tejado queda impracticable, si se rompiera una teja o chapa habría que cortar el material. También es mas sucio, ya que hay que salpicar con la pistola y si no se cubre todo bien se manchara de poliuretano que es muy difícil de eliminar. Es un trabajo caro ya que la maquinaria y la mano de obra necesaria para realizarlo se cobran a buen precio el metro cuadrado.

Rociado de poliuretano expandido en techos.
Rociado de poliuretano expandido en techos.

Aislante de lana de roca y pladur

Otra manera de aislar térmicamente el tejado por abajo es la incorporación de lana de roca o planchas de polispan extruido rastreladas debajo del techo.

Esto deja una pequeña cámara de aire por arriba, entre el tejado y el aislante que debe también dejarse por el lado de abajo. Para ello se colocaría pladur o escayola dejando unos centímetros de distancia. Esta es la manera mas eficiente de colocar un aislante térmico y acústico ya que las cámaras de aire dejadas entre los aislantes y los techos funcionarían como un puente térmico evitando el escape o entrada de calor.

Evidentemente el coste de este sistema de aislante térmico y acústico es muy elevado ya que añadimos al precio del aislante el del pladur, el rastrelado con madera o aluminio y una costosa mano de obra. Los beneficios de este sistema son claros, si por ejemplo, queremos usar esa zona de tejado encima de la vivienda. Como trastero o para un pequeño loft ya que el pladur se puede pintar después y dejarlo como una zona mas de la casa.

Colocar aislante encima de la placa

La tercera opción y la mas económica sin duda es la de colocar un aislante térmico directamente encima de la placa de cemento que separa la vivienda del tejado.

En muchos edificios modernos a los últimos pisos, llamados bajo cubierta, la placa esta separada del tejado, que suele ser de chapa por unos 40 o 50 centímetros. Lo que deja muy poco margen de trabajo pero el suficiente para colocar la manta aislante.

En cuanto a las casas, este espacio suele ser mas amplio y con escaleras propias para subir. El problema es que esta superficie suele ser usada para dejar trastos y cajas con cosas antiguas. Ademas al colocar la manta no se podrá pisar mucho encima de ella, si no se coloca, por ejemplo, tarima de madera.

El aislante térmico usado en el vídeo que hay mas abajo es una manta de aislante reflexivo multicapa formado por dos capas de aluminio en las caras exteriores. Dos capas de lana de poliestireno y una de guata separadas por capas de aluminio en el interior. Debido a que el material va a estar posado encima de la placa de cemento sin mas, debe tener este material reflexivo por ambas caras. Por supuesto, cuantas mas capas interiores de material aislante posea mas ahorro en calefacción y aire acondicionado tendremos a la larga. Aunque su precio sera muy superior.

                   

El materia usado en el vídeo son royos de 1,50 metros de ancho por 10 metros de largo reflexivo de 7 capas. En el mercado existen royos de este tipo de material de hasta 12 capas, combinando la guata, la lana de roca e incluso el poliestireno.

La colocación es muy sencilla, se estira el material por el suelo y se recorta en el final y en las esquinas y columnas dejando pequeños huecos para cubrir al final de todo. Debe solaparse la manta de aislante térmico 3 o 4 centímetros encima de la anterior capa y así consecutivamente. Las uniones deben pegarse con cinta de aluminio para que el calor no se escape por hay y si te sientes con ganas, pegar con cinta también contra las esquinas de los muros.

Aquí os dejo el vídeo explicando un poco el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *