La moda del Gotelé vuelve a nuestras paredes

Gotele color rosa

Hace muchos años, en la década de los 70 y 80, el gotelé y su pariente cercano, el picado empezaron su andadura al auspicio del boom urbanístico en muchos países.

La necesidad de realizar construcciones rápidas y no realizar buenos acabados en las paredes, hacían del gotelé un excelente recurso para que no se notarán las imperfecciones.

Técnicas de gotelé

La técnica era muy simple: pintura al temple y arenilla diluida en la misma para disimular unas paredes que carencian de líneas rectas debido a una construcción mala y apresurada. El resultado era un acabado muy bruto y en algunos casos sobrecargado de pintura para mayor disimulo. En los mejores casos se usaban varios colores de gotelé para producir paredes de diferentes colores de salpicado.

También existen varios tipos de gotelé, acabado de grano de arroz, acabado en gota fina, gota gorda. Lo mismo ocurre con el picado, que se podía dar mas denso para que quedara muy puntiagudo, rozando lo pinchante o suave y poco rugoso que disimulaba grietas, repases, mallas de fibra, etc.

Frente al abuso de antaño, muchos decoradores modernos no lo descarta para usarlo en un espacio concreto. Se puede usar no para habitaciones enteras, sino para darle importancia a una zona concreta o a un rincón. Incluso, como comentábamos arriba en distintos colores, dejando la pared como un cuadro pos-modernista. Esta técnica se consigue dando, por ejemplo, un color de fondo a la pared y luego salpicándola con un gotelé de otro color o de varios colores en distintas fases.

Máquina para realizar gotelé
Máquina para realizar gotelé a gran escala

Los interioristas reconocen que ya usan estas técnicas antiguas para decorar hogares, aunque no tiene por que ser gotelé, también se pueden usar pastas para crear texturas en las paredes. Pero a voluntad, no para tapar lo mal hecho. Las cosas mal hechas no deberían volver de ningún modo.

En esta línea de trabajo están los diseñadores e interioristas. No se llevan las paredes con un liso perfecto para este 2.019 que acaba de empezar. La tendencia es buscar un poco de textura, cierto nivel de imperfección en las paredes pero que se note que esta hay por lo elegante y no por lo imperfecto.

Efectos de antes

Un efecto vitrocemento, de pinturas a la cal o incluso esas paredes rayadas o peinadas de los años setenta, acabados que sugieren un tratamiento final más manual de la pintura. Que nos da una sensación de algo mas tradicional, o al menos, de que se molestaron en hacerlo manualmente lo que le da un acabado que no es continuo.

Gotele
Pintura de gotelé fino

El gotelé como tal, el de la máquina que lanza los grumos contra la pared, más allá de alguna reforma en la que se ha de igualar los goteles que ya había, no hemos encontrado clientes que lo quieran para su casa. Ahora que lo mismo de aquí en cinco años se vuelve ha realizar para acabados en general, aunque seria raro que se pusiera en toda una vivienda como antaño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *